TRADUCCIÓN JURADA Y LEGALIZACIÓN

Una traducción jurada es un acto público por el que un traductor jura su traducción ante un tribunal o un notario. De este modo, el traductor certifica la correspondencia y la exactitud de la traducción con el documento fuente original mediante la firma de la declaración prevista a tal efecto. La legalización de una traducción es el proceso que da lugar a la autenticación de la firma estampada en la traducción jurada.

DAMOS VALOR JURÍDICO A TUS DOCUMENTOS

La responsabilidad de una traducción es de suma importancia en el ámbito jurídico o judicial. En estos casos, hay un procedimiento que implica algunos pasos adicionales: para que la traducción tenga valor legal, debe ser confirmada y «jurada» por el propio traductor. Existen diferentes formas de jurar un documento, desde el simple juramento hasta la legalización por apostilla – un sello reservado para los documentos públicos destinados a todos los países que han ratificado la Convención de La Haya de 5 de octubre de 1961 – sin olvidar la legalización consular, necesaria para los países que no figuran en la lista de Estados parte en la Convención.   Cuando un traductor jura un documento, acepta las consecuencias jurídicas que puedan derivarse de los errores de transposición e interpretación. Por lo tanto, el proceso de jura consiste en firmar y sellar la correspondiente declaración jurada en presencia de un secretario judicial, un juez de paz o un notario. La apostilla y la legalización son operaciones complementarias cuya finalidad es garantizar el cumplimiento de los acuerdos internacionales en materia de traducción. Solicita más información a nuestros expertos sobre este servicio.

TRADUCCIONES JURADAS ANTE UN TRIBUNAL O POR NUESTROS SOCIOS

El tiempo técnico necesario para solicitar una jura de traducción no siempre es rápido, especialmente en las secretarías de los tribunales más grandes y sobrecargados. Por ello, nuestro personal ha establecido relaciones sólidas de colaboración con socios de absoluta confianza, en particular notarios que pueden realizar la jura en pocas horas después de recibir los documentos. En cualquier caso, recomendamos comprobar siempre de antemano con las autoridades competentes del país de destino o, en su defecto, con tus asesores jurídicos, si el documento solo debe ser jurado o si también requiere legalización. Con 30 años de experiencia en el sector, Translation Agency pone su experiencia a tu disposición para garantizar un servicio a medida. Con un simple correo electrónico, podemos responder a todas tus preguntas y guiarte sobre el modo de proceder para la traducción jurada con o sin apostilla de documentos privados, comerciales o de empresa.

RECOMENDAMOS NUESTROS SERVICIOS DE TRADUCCIÓN JURADA PARA:

  • traducir documentos que requieren una certificación oficial;
  • dar valor jurídico al documento traducido;
  • garantizar la validez legal de los documentos traducidos en determinados países;
  • cumplir los requisitos legales de organismos y autoridades;
  • enviar documentos a los consulados y embajadas extranjeros.